¿Qué es un falso autónomo?

Antes de adentrarnos en los caracteres propios del falso autónomo, debemos explicar en qué consiste esta figura laboral debido al desmesurado aumento de trabajadores dentro de esta ilegalidad en los últimos tiempos.

Podemos entender por falso autónomo a aquella persona que trabaja para una empresa, por tanto, trabaja por cuenta ajena y, pasa a darse de alta como autónomo, es decir, como trabajador por cuenta propia. Esta situación es provocada por intereses de la empresa para la que el trabajador presta sus servicios. No debemos olvidar que, aunque se produzca esta situación, el trabajador sigue teniendo las mismas condiciones que un asalariado, es decir, que un trabajador por cuenta ajena. El principal objetivo de las empresas creando estas figuras es evitar responsabilidades con la seguridad social pasando éstas a formar parte del propio trabajador. 

 Es necesario que tengamos en cuenta diferentes características que nos indican que estamos ante una situación de autónomo propiamente dicho:

  1.  El 75% de los ingresos del trabajador provienen del mismo cliente o empresa. 
  2. No disponer de trabajadores por cuenta ajena a su cargo, ni subcontratar actividades con terceros
  3. Tener infraestructura o material propio
  4. Organizar su actividad y su horario
  5. En cuanto al cobro, hacerse en función de lo pactado con el cliente
  6. No disponer de un local o negocio y tampoco tener socios. 

Sin embargo, para poder establecer las claves necesarias que detecten la situación de falso autónomo debemos tener en cuenta las siguientes cuestiones:

  1. Ajeneidad en los frutos: es el empresario quien recibe las ganancias.
  2. La organización empresarial: es el empresario quien establece y organiza el trabajo, el horario, las vacaciones etc. 

Por ello, cuando una persona esté contratada como falso autónomo debe tener en cuenta y llevar a cabo diferentes medidas: 

  • En caso de que se reconozca la existencia de una relación laboral, el trabajador podrá reclamar a la empresa el salario según convenio colectivo aplicable del último año. 
  • Ahora bien, habrá que descontar el importe facturado a dicha empresa percibido durante el tiempo de autónomo.
  • No se puede reclamar más atrás de los últimos 365 días, ya que la acción de reclamación de cantidad, prescribe al año según el artículo 59 del Estatuto de los Trabajadores.
  • Así mismo, si sólo ha tenido ingresos con esa empresa, no era necesario estar dado de alta como autónomo a la Seguridad Social, por lo que podrá reclamar la cuota abonada de la Seguridad Social.
  • Si ha existido una extinción de la relación laboral, deberá demandar por despido, si todavía está dentro del plazo establecido para ello (20 días hábiles) para conseguir una indemnización.

¿Crees que eres falso autónomo y quieres regularizar tu situación? No dudes en ponerte en contacto con ASD Abogadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia de navegación.

¿Necesitas ayuda?