Requisitos y procedimiento para solicitar la prestación por desempleo o el Paro

La prestación contributiva por desempleo de nivel contributivo, más conocido como el paro, es la prestación económica que se otorga a las personas trabajadoras que quieren y pueden trabajar pero han perdido su empleo, encontrándose en situación de desempleo.

Es comúnmente conocido que sólo puedes cobrar el paro cuando la empresa te haya despedido o haya finalizado tu contrato, y que no puedes cobrar dicha prestación si has sido tú quien ha puesto punto y final a la relación laboral, pero, ¿sabes en qué más ocasiones puedes percibir la prestación por desempleo?

  • Cuando te han reducido tu jornada ordinaria de trabajo y el salario por motivo de un ERTE.
  • Todos los trabajadores fijos discontinuos en el periodo de tiempo en el que no están trabajando.
  • Si trabajas para un empresario/a individual y se trata de un familiar por consanguinidad o afinidad hasta 2º grado, esto es tus padres, abuelos, hermanos o hijos, solo tienes derecho a paro si no convives con ellos y se demuestra que hay una relación de carácter laboral.
  • Si tu empresa ha echado el cierre, tienes derecho a paro, pero es necesario acreditar esta situación legal y por ello es aconsejable reclamar contra el despido o un acta de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social donde consten el cese involuntario por parte del trabajador.
  • Si vuelves de un país que no pertenece a la Unión Europea o al Espacio Económico Europeo o Suiza, únicamente podrás solicitar la prestación por desempleo, si, antes de haberte ido a ese país, ya reunías las condiciones para cobrar el paro, teniendo para ello en cuenta las cotizaciones de los seis años anteriores a dicha salida. Si no cumples con los requisitos puedes acceder al subsidio de persona emigrante retornada o a la renta activa de inserción.
  • También puedes cobrar el paro si tenías un empleo a tiempo completo y lo pierdes por un empleo a tiempo parcial, siempre y cuando haya sido por una decisión empresarial y tu jornada se haya reducido entre un 10% y 70% de la jornada diaria, semanal, mensual o anual, y que el salario se  haya reducido de forma similar reduzca de forma similar y sea debida a causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, o de fuerza mayor; o por  resolución judicial adoptada en un procedimiento concursal.

Si eres una persona extranjera que reside y trabaja en España, también tienes derecho a cobrar el paro si te encuentras en alguna de las situaciones anteriores.

En todas estas ocasiones también puedes tener derecho a percibir la prestación por desempleo, siempre y cuando cumplas todos los requisitos establecidos por la Ley.

Para poder percibir la prestación por desempleo es necesario cumplir los siguientes requisitos:

  1. Estar afiliado/a y en situación de alta en la Seguridad Social habiendo contribuido a la contingencia por desempleo.
  2. Estar en desempleo, y buscando activamente empleo. No puedes haber presentado la baja voluntaria en el trabajo. 
  3. Estar inscrito/a como demandante de empleo en el SEPE durante todo el periodo en que se percibe la prestación.
  4. Haber cotizado por desempleo y haber trabajado un mínimo de 360 días en los 6 años anteriores.
  5. No tener la edad para jubilarse.
  6. No realizar actividades incompatibles.
  7. No percibir ninguna pensión de la Seguridad Social incompatible.
  8. Solicitar la prestación por desempleo en los 15 días siguientes a la finalización del contrato laboral.

La duración del paro dependerá de las cotizaciones realizadas en los últimos 6 años.

La cuantía del paro dependerá de las bases de cotización a la Seguridad Social realizadas durante los 180 últimos días cotizados, sin que se tengan en cuenta las horas extraordinarias.

La documentación necesaria para poder solicitar el paro es la siguiente:

  • Modelo de solicitud de prestación contributiva, que además incluye el compromiso de actividad. Os dejamos al final del blog el modelo oficial.
  • Identificación de la persona y personas a su cargo mediante el DNI; o, el Certificado de registro de ciudadano/a de la UE con el NIE y pasaporte para los nacionales de la UE; o, el TIE y pasaporte para las personas no nacionales de la UE.
  • Resguardo bancario que acredite el número de cuenta corriente así como la titularidad de la cuenta.
  • Libro de familia.
  • Si la empresa no lo ha aportado al SEPE, el certificado de haber trabajado en los últimos 6 meses.

Os dejamos aquí el anexo de requisitos para solicitar la prestación por desempleo, y si aún te quedan dudas, puedes contactar con nosotras para ofrecerte la mejor solución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia de navegación.

¿Necesitas ayuda?